Artículo #10 – No quiero una vida equilibrada.

“Me preguntan todo el tiempo sobre la armonía vida/trabajo y mi visión es que verlo como un balance es un problema, porque implica que un lado recibe y otro cede” Jeff Bezos (Amazon).

Cuando leí esto, sentí un gran alivio, porque puso en palabras lo que intuía hace tiempo: Pensar la vida como un equilibrio que hay que mantener, es pensar la vida con mentalidad de escasez.

La verdad, es que no quiero una vida equilibrada, quiero una vida con propósito. Quiero una vida de abundancia.


¿Quién puede sentirse equilibrado este tipo de situaciones?

  • Renunciar a un trabajo y arriesgarse
  • Cambiar de carrera porque descubriste tu vocación
  • Separarte de tu socio porque hace tiempo que no funciona
  • Cambiar totalmente de estrategia en tu negocio
  • Dejar de fumar o cualquier otro vicio arraigado
  • El nacimiento de un hijo
  • Invertir para hacer crecer tu negocio

Si alguna vez pasaste por algunas de estos momentos, si alguna vez tomaste alguna de estas decisiones, estoy seguro de que te llenaste de ansiedad, de miedo, te dieron náuseas, dolor de panza, probablemente hasta te enfermaste.

Y también estoy seguro de que si mirás para atrás, esos momentos determinaron lo que estás viviendo hoy. Son los momentos en los que más aprendiste y creciste.

¿Qué tienen en común esos momentos que nos cambian la vida? Que decidimos vivir con propósito y no con equilibrio. Porque decidiste que hay algo mas grande e importante que tu bienestar y tu comodidad.


¿Por qué buscar una vida de propósito y no una vida equilibrada?

  • Más tiempo y energía. Buscar el equilibrio exige estar todo el tiempo con la desgastante tensión todo lo que “no estoy haciendo o me estoy perdiendo”. En cambio si vivimos con propósito, lo que estamos haciendo alcanza y no nos importa estar perdiéndonos de algo. Esa serenidad se traduce en más tiempo y energía disponibles.

 

  • Más fácil decir que NO. Buscar el equilibrio hace que sea muy difícil decir NO. ¿Por qué no hacer un curso de tal cosa? ¿Por qué no ir a esta fiesta? ¿Por qué no estudiar este idioma? ¿Por qué no hacer tal viaje? ¿Por qué no comprar tal cosa? Al buscar el equilibrio, todo parece una buena idea, al fin y al cabo el equilibrio es un poquito de todo, ¿no?
    Vivir en base a propósito hace todo más fácil, porque cuando sabemos lo que queremos, identificamos rápidamente las cosas que NO nos ayudan en ese objetivo. Porque existe un ardiente SI que es más grande e importante.

 

  • Más fácil atravesar momentos difíciles. Para emprender es más importante el estómago que la mente. Hay veces que por más que medites, hagas yoga, tengas un buen coach o cualquier otra cosa que busque el bienestar, los problemas vienen y no hay manera de atravesarlo sin dolor. Pero la pregunta es ¿Qué sentido tiene atravesar este mal momento? si tenes un propósito fuerte, la respuesta el fácil.

“El éxito de una persona se mide por la cantidad de charlas incómodas que tuvo en su vida” Tim Ferriss nos ayuda un poco a seguir entendiendo esto. Nos sugiere que esas cosas desequilibrantes son las que deberíamos estar haciendo. Aunque nuestra mente, experta en evitar el dolor, nos quiera convencer de lo contrario.

“Busca el reino y el resto vendrá por añadidura” (Mateo 6:33).

La versión actual de esta frase podría decir: enfocate en tus prioridades con mucha determinación, sin importar que queda afuera. El equilibrio, el bienestar y la felicidad van a llegar sin que lo busques.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *