Artículo #28 – En tu negocio ¿Querés hacer justicia o plata?

Yo estaba seguro de que el sistema de bonos a los empleados funcionaba. Lo había probado durante años. Ya sabía que él no quería implementarlo, pero insistí:

  • “Es un costo medido para vos, unos $1000 semanales si cumplen los objetivos de ventas y repercute en el rendimiento de tu equipo de trabajo. Definitivamente trae resultados”
  • “Sabes lo que pasa Mariano, no hacen lo que les digo, no traen el uniforme completo, llegan tarde… no se lo merecen, es injusto”

Yo ya me había encontrado a mí mismo pensando de esta manera y conocía el desenlace de profundizar: Me enojo porque no cumplen → les saco beneficios y los trato mal → el rendimiento cae → tratan mal a los clientes → bajan las ventas → me enojo más → sacaba más beneficios → el circulo se profundiza.

Entonces le dije – “¿Vos querés hacer justicia o hacer plata? ¿Vos queres tener un negocio próspero o queres ajusticiar a tus empleados?”

No se si ese franquiciado, al cual estaba asesorando, finalmente aplicó el sistema de bonos, pero recordar esta historia siempre me sirve para volver al propósito de mi negocio cada vez que esto me sucede. Aún tengo dos restaurantes en los cuales vendemos unas 8.000 comidas al mes con diez empelados permanentes. El equipo de trabajo que lidero mete la pata varias veces en el día, es imposible no hacerlo cuando hay tanto movimiento, tantas variables que no controlamos. Y varias veces al día, me veo tentado a caer en el círculo de castigo, baja de moral, baja de rendimiento, baja de ventas, baja de rentabilidad.
En cambio, intento basarme en algunos principios claves que me ayudan a volver al camino correcto en cuanto liderazgo se refiere. Se los comparto en 5 claves:

– ESCUCHANo hay manera de armar un buen grupo de trabajo si no conocemos a los integrantes y no hay manera de conocerlos si no los escuchamos en el sentido más amplio de la palabra. No me refiero a que te cuenten lo que hicieron la noche anterior. De hecho, cuando alguien se está distrayendo, contándome algo trivial, le pregunto “¿podes usar las manos mientras tanto?”
Me refiero a entender las motivaciones profundas de porque está trabajando con vos. No se trabaja solo por el sueldo, a veces las personas buscan seguridad, a veces buenos entornos para pasar el día y buenas compañías.
Mis empleados a veces vienen de visita en sus días libres, porque encuentran un lugar de contención en el cual se sienten valorados.

– POTENCIAR:Yo estoy convencido de que cada persona, sea de donde sea, tenga la edad que tenga, haya estudiado o no, tenga experiencia o no, tiene un potencial ilimitado para dar valor. Como creo eso, lo busco, lo encuentro y lo uso en favor de todos. Tengo personas que comenzaron tímidas y que hoy son referentes de atención al cliente. Personas que no terminaron el secundario y que hoy me llevan gran parte del volumen contable. Personas que no habían hecho un huevo frito y hoy cocinan más de 80kg diarios de comida.
La clave comienza en el punto anterior, en escuchar, observar y descubrir dones y habilidades en los otros. No solo es gratificante ¡es rentable!

– LIMITES: Esta es la parte más incómoda pero igualmente necesariaPor mejor onda y buena relación que tengas con tu equipo de trabajo, hay que poner límites. Nada más incómodo que sancionar a alguien, pero es absolutamente necesario si se viene advirtiendo desde hace tiempo.
En mi opinión, estas son algunas de las causas suficientes como para sacar a alguien del grupo: falta de respeto fuerte hacia compañero de trabajo o cliente. Faltas consecutivas sin aviso previo. Cambio de actitud importante cuando estás o no presente. Desconexión prolongada y grave de los objetivos básicos del negocio.

– INVOLUCRAR: Como hablábamos en la historia del comienzo. El equipo de trabajo tiene que saber perfectamente como viene el negocio en sus áreas claves. Y eso tiene que tener algo de relación con su beneficio económico.
Durante muchos años trabajé dando bonos semanales en función del volumen de ventas. Actualmente lo estoy haciendo en función de cuantas reseñas de 5 estrellas nos dejan los clientes. De esta manera, no tengo que andar convenciendo de lo importante que son los clientes para nosotros, ya que es coherente con sus ganancias.
Cada vez que puedo les cuento con un “megáfono” como venimos en la semana, en el mes y en el año. Cuáles son los planes estratégicos. Porque estamos haciendo lo que estamos haciendo. Hay días enteros que mi trabajo es de comunicador. ¿Cómo va a funcionar esa estrategia si solo queda en el Excel y en mi mente?


– CONFIANZAConsidero que lograr una confianza recíproca es de los logros más grandes que puede tener un líder. Poder tener esa distancia óptima entre estar al tanto de lo que está pasando, pero sin la necesidad de estar en cada detalle. Poder dar desafíos a otras personas y enfocarse en proveer los recursos para que esas personas lo logren.
Una regla de oro: cuando hables de otro empelado que no está, hay que decir lo mismo que si estuviera presente. Es muy difícil, pero es fundamental para generar un entorno de confianza y evitar los chismes.
La desconfianza lleva a que, ante el primer problema en los resultados del negocio, los primeros culpables son los empleados. “No trabajan, son unos vagos, seguro que me roban”. Los empleados son la excusa perfecta para sacarse la responsabilidad de encima, pero casi nunca son el verdadero problema.

Podes ser un jefe con mucho “carácter” y tener a todos cortitos. Pero vas a tener que estar todo el día en tu negocio, porque en cuanto te des vuelta no van a saber qué hacer. Podes gritar, dar órdenes e intimidar, pero probablemente no saques todo el potencial que tienen para dar. Podes imponer lo que pensás sin escuchar a nadie, pero te vas a quedar rodeado de personas que no tienen nada para decir.

O podés ser un líder que tire de la soga antes que nadie, que transmita con el ejemplo y la palabra los principios y propósitos de la empresa. Podes ser un líder que contagia entusiasmo y que descubre lo que las personas pueden dar. Podes ser un líder con una visión tan clara que no necesita levantar la voz para que se haga lo que hay que hacer. Esta es la invitación: a que lideres de tal manera que tengas ganas de ir a trabajar con tu equipo y que tu gente tenga ganas de trabajar con vos.
 Si lideras o formas parte de un equipo de trabajo. ¿Qué desafíos tenes actualmente? ¿Que problemas y situaciones superaste? ¡Quiero saber!
Podes responder este blog o escribir por Instagram.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *