Artículo #31 – Tyrion Lannister, Rick Grimes, Walter White y sus lecciones emprendedoras.

Si hay algo que me enseñó emprender, es que podemos aprender de todos lados. Eso sí, tenemos que tener las antenas paradas y esa constante actitud de aprendizaje.
De estos tres personajes de ficción, también podemos aprender. Los tres tienen algo en común: una inconformidad por su situación actual y la de su entorno. Un deseo ardiente por cambiar las cosas y una visión clara y potente de lo que quieren. Y, por último, una valentía a prueba de balas para hacer que eso pase. Si esto no es emprender  ¿qué es entonces?

¿Qué lecciones emprendedoras veo en cada uno?

– Tyrion Lannister (game of thrones): Enano. Muy poco agraciado físicamente. Al nacer su mamá muere y su familia lo culpa por eso (y se lo recuerda cada vez que puede). Así comienza su vida, llena de culpa. Ya de grande fue alcohólico y vivía una vida licenciosa. Todo preparado para pasar al olvido… Pero una situación extrema sacó lo mejor de él. Se deshizo de personas que lo limitaban (con métodos que no recomiendo jeje) y desde su autonocimiento, reconoció sus fortalezas y las puso a trabajar. Era muy inteligente y conocía a muchas personas, con lo cual, comenzó a construir alianzas que lo llevaron a lugares de poder e influencia que no hubiera podido imaginar. Largos años de paciencia, de idas y vueltas, de perder todo y volver a recuperarlo. Una determinación de hierro y entrega absoluta a su causa.
Tyrion tenía todo para ser la victima de la historia. Todo para ser el marginal, el olvidado. Pero su determinación fue más grande. Tyrion nos enseña que no importa cómo te trataron tus padres, tus amigos, la infancia que tuviste o lo perdedor que eras en otra época. Desde cualquier lugar se puede comenzar a protagonizar tu historia.

– Rick Grimes (the walking dead): Se despierta en un hospital después de un accidente. El mundo está invadido por zombis. Todo lo que conocía desapareció. Su mejor amigo lo traiciona. Su mujer al poco tiempo muere (embarazada de su amigo). Vive durante años con su hijo, en constante peligro, en la pobreza, asediado por grupos armados que quieren quedarse con lo poco que tienen.
No es una vida ideal, pero cuando se ve ante esta situación límite, saca su mejor parte, el líder que tiene adentro. Con humildad, trabajo y decisiones difíciles, comienza a liderar a su comunidad. Sin querer sobresalir, sin ansias de poder, pero si con trabajo duro y haciéndose cargo de lo importante.
Rick no quiere ser el único líder, incentiva y forma a otros para que tomen su lugar. Sabe que el liderazgo bien entendido requiere mucho sacrificio. Es bueno y comprensivo con las indefensos, pero implacable con los fuertes que son amenaza. Al pasar por momentos críticos, luego de cada perdida, se toma su tiempo, se retira. Se reinventa cuando es necesario.
Rick nos enseña a liderar. Nos muestra como adaptarse a las situaciones nuevas, por más extremas que sean. Nos muestra un balance entre la consideración y el coraje. Nos enseña a hacer mucho y hablar poco, a servir más que a recibir. Si hay poca comida, él come último, como todo buen líder.

– Walter White (breaking bad): Profesor de química frustrado, humillado por sus alumnos y por parte de su familia. Le detectan cáncer y comienza su tratamiento. Durante ese periodo descubre lo que todo emprendedor tiene que encontrar: un hueco de mercado y una habilidad para darle una solución a ese problema.
En este caso, Walter comienza a producir cristal (droga) de la mejor calidad a partir de sus conocimientos en el área. Se da cuenta de que lo que había en el mercado era de mala calidad y él podía marcar una diferencia. Al poco tiempo se convierte en un referente del tema. Pero para poder ampliar su negocio, necesitaba un socio que pueda hacer lo que él no sabía hacer: distribución. Por lo cual busca a alguien experto en ese tema con el cual pueda complementarse.
Cuando Walter tuvo la calidad constante y una buena distribución, comenzó a escalar prestando especial atención a los sistemas, a tener una visión general de su negocio. Mitigando riesgos y planificando seriamente. No se quedó con lo que sabía, sino que siguió aprendiendo todo el tiempo hasta formar (según sus palabras) “un imperio”.
Podemos no compartir los métodos y la industria de Walter, pero tenemos que reconocer que el camino emprendedor fue extraordinario. Se abrió paso en un mercado difícil con foco en la calidad de su producto, subiendo los estándares de su industria. Luego asumió sus falencias, lo que le faltaba para escalar y busco socios estratégicos. Finalmente aprendió y creció tanto que pudo controlar como líder la industria en su zona.

Estos personajes, cada uno en su historia, vivió situaciones de extrema necesidad, limite y dolor. Los tres, cada uno con su estilo, salió a delante. No dejaron que la vida pasara por en frente dejando que otros tomen decisiones por ellos. Aceptaron su situación y aceptaron pagar el precio.

La invitación es a que estés en la situación que estés, tengas el coraje para liderar tu propia historia. Podés esperar a estar en una situación extrema como el cáncer de Walter, la pena de muerte de Tyrion o el fin del mundo de Rick. Pero como eso es poco probable, lo mejor es que, aunque la cosa no esté tan mal, puedas agarrar el timón sin esperar una situación tan crítica.

¿Algún otro personaje de ficción te inspiró? ¿Alguna otra historia de serie te hizo pensar? ¡Quiero conocer cual y porque!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *