Artículo #35 – Como gestionar la ansiedad y el miedo al emprender

Hace unas semanas recibí una mala noticia : la agencia de recaudación de mi provincia me estaba iniciando un juicio en el cual me reclamaba una suma similar a 4 de mis sueldos actuales. La causa es más que injusta y nunca me había enterado por que habían enviado la notificación a una dirección incorrecta.
Mientras tanto, me encontraba en pleno lanzamiento de una nueva línea de productos en mi negocio, con muchas cosas nuevas por hacer y la agenda cargadísima.
El problema comenzó a tomar cada vez más lugar en mi cabeza. Notaba que mis pensamientos se encaminaban hacia esa dirección. ¿de dónde voy a sacar esa plata? ¿Cómo voy a hacer para afrontar esa deuda? ¿Tendría que estar haciendo algo en este momento? ¿Qué consecuencias podría traerme? ¿Podría haber hecho algo para evitar esto y no lo hice? ¿Quién tiene la culpa?

En un momento de lucidez, recordé un video de Tim Ferriss en el que planteaba tres preguntas para momentos de ansiedad y miedo. Suspendí todo lo que tenía que hacer esa mañana y comencé el ejercicio. Un par de horas después, pude bajar mucho mi nivel de ansiedad y de vuelta estaba enfocado y centrado en lo que tenía que hacer. 

¿Cuáles son esas tres preguntas que (si las respondemos a conciencia) pueden destrabar una situación de tanta ansiedad? (No son textuales, ya que nunca volví a ver el video de Tim Ferris, preferí escribir este artículo filtrado por mi experiencia) 
1- ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Cuál es el peor escenario?
2- Si eso sucede ¿Qué harías? ¿Qué pasaría con vos y con tu familia?
3- ¿Qué podés hacer desde hoy para evitar esa situación extrema?

Cuando nos hacemos estas preguntas y las respondemos a conciencia, es probable que suceda lo siguiente:

  • Ponemos en palabras nuestros miedos y eso hace que las emociones se calmen. Por alguna razón que no puedo explicar bien, cuando hablamos de nuestros miedos y los pasamos por el filtro intelectual del lenguaje, hay un contenido emocional negativo que se pierde. Entonces, escribirlo o contárselo a otro, ya es sanador. (si algún psicólogo me quiere ayudar a explicarlo mejor, espero su mensaje jeje).
  • Con la segunda pregunta, entendemos que por más grave que sea la situación, no es el fin del mundo. Volver a vivir con tus padres, no poder tener un negocio a tu nombre, tener que volver a comenzar. Son todas situaciones en las cuales sigue habiendo vida. Como diría Fr. Ramiro De La Serna “la muerte nunca tiene la ultima palabra”. (dejo el link para el que quiera escuchar a Ramiro).
  • Con la última pregunta, nos ponemos en acción, nos ancla al presente. Dejamos de pensar en el futuro y volvemos al aquí y ahora. Nos quita la parálisis, nos pone en acción. Salimos de nuestra mente y expresamos exactamente cuales son las acciones que tenemos que hacer hoy para que esto salga lo mejor posible y alejarnos todo lo que podamos del peor escenario. 

Este proceso, además nos ayuda porque en el momento que tenemos el problema, es probable que nos falte información y conocimientos para encontrar una solución. Muchas veces tenemos que transitar el camino junto con esa tensión sin resolver.

Nuestra mente no diferencia un pensamiento futuro de la realidad presente. Si estamos pensando en un problema, la mente funciona como si estuviera sucediendo ahora. Ósea, si estamos preocupados y rumiando dos o tres cosas que quizás pasen alguna vez, nuestra mente estará procesando en al presente todo eso. Eso es agotador y es lo que buscamos evitar. Porque no podemos darnos el lujo de derrochar energía en cosas en las cuales todavía no podemos hacer nada. 

En el camino emprendedor no podemos evitar los problemas, de hecho, son inseparables. Resolver problemas es la esencia de ser emprendedor. Por eso la invitación es que interpretes esas dificultades como oportunidades para aprender a lidiar con ese estrés. A convivir con tensiones mientras tenes que llevar un negocio adelante, ser creativo, liderar, cuidar tus vínculos y tu salud. El secreto está en aprender a convivir con esa imperfección.

“Soy anciano y he conocido gran cantidad de problemas, pero la mayoría de ellos no ha llegado a suceder jamás”. Dice Mark Twain, con la intención de seguir calmando nuestra ansiedad.

(dejo el link del video de Tim Ferris sobre este tema)

¿Usas alguna otra técnica para superar momentos de ansiedad? ¿Qué haces cuando tenes que convivir con la incertidumbre? ¡Quiero saber y seguir aprendiendo! podes escribirme a este mail o en Instagram. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *