Artículo #37 – Cómo dejar de PROCRASTINAR (no es una fórmula mágica)

¿Qué es PROCRASTINAR? Les comparto una definición que me gustó mucho:
Procrastinar significa posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades importantes por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes.

¿Qué pasa si buscamos “Cómo dejar de Procrastinar” en Google? (Primer resultado)
Estrategias Para Dejar de Procrastinar:

  • Utiliza la Regla de los Dos Minutos. …
  • Da un pequeño primer paso. …
  • Las rutinas ayudan. …
  • Toma decisiones. …
  • Haz un seguimiento de tu tiempo. …
  • Aprende a decir no. …
  • No tengas miedo a abandonar. …
  • Gestiona tu energía, no tu tiempo.

Todo esto es de gran ayuda, son buenos tips. Pero sospecho solo aplicando esto, difícilmente tengamos resultados sólidos.  Ese hábito visible (procrastinar) es una partecita chiquita de una gran masa de hábitos y creencias que tenemos incorporadas.

¿Podemos dejar de ser procrastinadores? Claro que sí, pero depende de cuestiones más profundas y requiere mucho trabajo.

El primer paso (o mejor dicho, la condición previa) es que puedas tener una visión a mediano/largo plazo que incluya todos los roles de tu vida, para tener más conciencia de cuáles son los proyectos a los cuales queres ponerle voluntad y tiempo.  

Pongamos un ejemplo: supongamos que venimos “pateando” un curso de cocina que compraste, pero nunca lo hiciste. El posponerlo genera culpa y malestar. Pero un día nos sentamos a hacer nuestra visión, a reflexionar sobre nuestro futuro y nos damos cuenta de que el aprender a cocinar no es importante para nosotros a largo plazo, porque tenemos otras prioridades. Entonces solo tenemos que eliminar ese pendiente.

Veamos este paso y los que siguen para tener un paradigma más completo sobre “como dejar de procrastinar”:

1- Conocer tu visión para definir cuáles son las cosas importantes para vos y en consecuencia decidir en qué proyectos poner esfuerzo y en cuáles no.

2- Dividir el proyecto en pequeñas partes. Armar un “mapa” con todos los aspectos, pasos, variables a tener en cuenta. No te preocupes si es abrumador al principio, sacá todo de tu cabeza y ponelo en una hoja. Con toda esa información, agrupala en partes más chicas.
Cuando logramos separar el proyecto en pequeñas partes, podemos encararlo sin sentirnos abrumados. Además, nos ayuda a tener pequeños logros para celebrar en el camino. Ejemplo: Quiero duplicar las ventas on-line este año. Entonces esta semana, mi objetivo es terminar un curso sobre ese tema.

3- Encontrar la “próxima acción”. Por más grande que sea un proyecto, siempre hay una próxima acción simple para realizar, que es impulsora de todo lo que viene después.
Ejemplo: queremos crear un nuevo negocio, el proyecto es enorme y tiene más variables de las que podemos imaginar. ¿Cuál sería una posible próxima acción? Contactar a esa persona que ya lo hizo e invitarlo a tomar un café para tener una charla.

4- Bloquear tiempo en tu calendario. Cuando ya sabes que es lo importante para vos, el paso siguiente es reservarte tiempo de calidad en tu calendario para ejecutar.
En este momento vas a necesitar voluntad, por lo cual, es necesario que recurras a la parte del día donde más energía tenes, ya que estás encarando algo nuevo que consume este combustible.
Es crucial que no esté interrumpido por llamados, redes sociales, mensajes ni nada que te haga perder el valioso flujo de trabajo. Los mensajes de los amigos, los videos de youtube, los memes y las noticas quedan como “premio” para cuando terminemos esa tarea.

Es fundamental entender que procrastinar es consecuencia de malas decisiones o malos métodos de productividad personal. Vos, yo y cualquier persona que encare seriamente un proceso como este, es capaz de cambiar. No hay procrastinadores, hay personas que procrastinamos. Se puede cambiar, pero hay que trabajar mucho.

Cuando este proceso se interioriza, la culpa de no hacer las cosas se cambia por el entusiasmo de ponerse a trabajar lo antes posible. Porque ya sabes lo que tenes que hacer, porque tiene sentido para vos, porque tenes la energía y el foco necesario, porque lo planificaste y porque si lo terminás, vas a tener un motivo para festejar.

¿Hay algún otro concepto o herramienta que te ayude a dejar de procrastinar? ¡Contame en este post o en Instagram!

Artículos de PlenoEmprendo.com para complementar:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *