Artículo #46 – ¿Cuáles son tus motivos para emprender? 18 ejemplos

– ¿Qué le dirías a una persona que quiere emprender?
– Que no emprenda… Es lo primero que me sale decir. En realidad, que si emprende sea tan grande su motivación que supere las dificultades que va a encontrar en el camino.

Esto me respondía Khalil Medina en una entrevista. Un emprendedor al cual admiro y que tuve la oportunidad de entrevistar hace unos meses. Esa respuesta me inspiró a pensar más en profundidad cuales son los motivos de fondo que hacen que las personas emprendan. Cuales son esos PARA QUE que nos movilizan.

Los motivos son guías que van a influir directamente en las decisiones que tomes a diario (aunque a veces no te des cuenta). Y esas micro decisiones a largo plazo, van a ir modelando el destino de tu negocio y el tuyo como emprendedor.

Acá voy a hacer una lista de motivos que considero incorrectos y correctos. Es importante aclarar que es una opinión basada en aciertos y errores propios y de otros emprendedores a los cuales acompañé estos años. Pero cada uno tiene que encontrar los suyos. 
 
Ejemplos de MALOS motivos para emprender:

  • Voy a trabajar menos. Quizás puede llegar a ser posible, pero va  ser consecuencia de mucho trabajo previo, por lo cual no es un buen motivo para hacer planes en base a eso.
  • Puedo ganar plata más rápido. Todo lo contrario. Al menos que tengas muchísima suerte, la curva de crecimiento en ingresos es lenta e impredecible.
  • Voy a tener una vida más tranquila. Puede ser que sea una consecuencia de mucho trabajo interior y buenas decisiones, pero no es una característica propia de emprender. Más bien todo lo contrario. Las preocupaciones se llevan las 24hs y es necesario mucho trabajo para gestionar ese estrés.
  • Voy a trabajar solo para mi. Vas a trabajar para tus clientes, para tus proveedores, para tus acreedores, para pagar impuestos y para tus empleados. Emprender es ponerse al servicio, no que te sirvan.
  • Estoy harto/a de mi jefe y compañeros de trabajo. Y vas a estar harto de muchas personas cuando emprendas, y no vas a poder renunciar. Adquirir habilidades para llevar a delante vínculos difíciles es fundamental.
  • En el trabajo me va muy bien y va a pasar lo mismo en mi emprendimiento. Groso error. Los éxitos en relación de dependencia no equivalen a los de emprender. Las habilidades necesarias son totalmente diferentes.
  • Tengo una buena idea. Puede ser que sea cierto, pero una idea no vale nada sin ejecución. Y emprender es ejecutar. Casi cualquiera puede tener buenas idea, muy pocos ejecutan con éxito.
  • Conozco personas que les va muy bien con su negocio propio. El resultado de un negocio es consecuencia de innumerables factores. De la historia personal, de la suerte, del timing, de la experiencia, de tantas cosas que hace casi imposible que los resultados que tiene una persona sean los mismos que los de otra en el mismo negocio.
  • Otros están haciendo más plata que yo. Si esta es la motivación principal, estamos complicados, porque parte de la envidia, no del servicio. Si no hay motivaciones más profundas, ese combustible se termina rápido.

 
Ejemplos de BUENOS motivos para emprender:

  • Tengo libertad sobre mis prioridades. Absolutamente cierto. Emprender da libertad de elección. Y los resultados (buenos o malos) van a ser consecuencia de esas decisiones.
  • Puedo generar sistemas que creen ingresos. Otra gran ventaja. Si se trabaja bien y durante suficiente tiempo, se pueden generar sistemas que automaticen generación de ingresos.
  • Quiero impactar en la vida de otras personas. Este motivo es esencial y de los mejores combustibles que podemos tener. Porque está orientado a resolver problemas, clave de los buenos negocios.
  • Quiero canalizar mi vocación y habilidades. Es una excelente manera de hacer diferente tu emprendimiento y dar un valor muy alto.
  • Va a ser un proceso de aprendizaje y transformación. Una muy buena manera de encararlo. Porque no ponemos el foco en los resultados circunstanciales, sino en el aprendizaje sólido y a largo plazo.
  • Tengo un diferencial concreto y una idea validada. Cuando un emprendedor no solo tiene una idea, sino que tiene una idea probada y sabe que funciona, tiene gran parte del camino hecho. Aumenta radicalmente las probabilidades de éxito.
  • Me permite diseñar mi vida. Tener un negocio propio demanda muchísimo, pero la última palabra siempre la tenés vos. No es instantáneo, pero a mediano/largo plazo tenés la posibilidad de diseñar el estilo de vida que vos querés.  
  • Pienso a largo plazo y quiero construir bases sólidas. Emprender es una excelente idea para quienes quieren transitar un camino de aprendizaje real y sólido. Donde se construyan bases para las etapas que sigan.
  • Quiero conocer cómo funcionan los negocios en la realidad. La mejor manera de aprender es emprendiendo. Por más libros que leas, cursos que hagas, mentores que contrates, si no hay pasos reales (por pequeños que sean) no hay aprendizaje real.

 
 
Los motivos pueden cambiar y cada uno tendrá que encontrar los propios, pero lo que no podemos evitar es hacernos la pregunta. ¿Para que estoy emprendiendo? ¿Cuáles son los motivos de fondo? ¿Al servicio de que anhelos voy a dedicar mis próximos años?
Si no nos preguntamos estas cosas, es muy probable que nos veamos movilizados por fuerzas que no elegimos y que van a moldear un negocio y una vida que no queremos.  

Si ya estás emprendiendo y te das cuenta que lo estás haciendo por motivos incorrectos, no pasa nada. Humor, humildad, paciencia y valentía para ir cambiando cuando se pueda. Vivo esto en primera persona en mi actualidad y esta actitud me ayuda mucho.
Ojalá este articulo sirva para que puedas hacerte las preguntas correctas, sostener esa duda e ir descubriendo en el camino algunas respuestas que puedan modelar un mejor negocio y una mejor vida.

¿Qué otro buen motivo se te ocurre? ¿Y uno malo? Por favor déjame tu comentario acá o en @pleno_emprendo en Instagram. ¡Gracias!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *