Fianzas imprescindibles para emprendedores

Mi papá maneja un comercio exitoso hace más de 30 años con una libreta, una birome y una calculadora. Nunca estudió nada sobre negocios. No maneja palabras complejas de finanzas, ni le interesa complicarse con esos asuntos.

Pero, aun así, su negocio creció mucho. Nos dio muchas oportunidades a toda la familia y una seguridad financiera de la cual estoy muy agradecido.

Los buenos negocios se tratan de hacer cosas simples y efectivas durante mucho tiempo. Y en eso si es un experto. Sabe a cuanto compra, a cuanto vende y mantiene esos dos números lo más alejados posibles. Sabe cuánto le cuesta mantener la estructura y trabaja para que esos costos fijos sean lo más bajos posibles. También tiene claro que cuanto más vende, más gana.

Los negocios son simples, el que te diga lo contrario te está mintiendo o no sabe de lo que habla. Pero algunos conceptos si son importantes. Son pocos y simples, pero los tenes que conocer en profundidad. Estos son algunos de ellos:

– Independencia de contabilidad. Los números de tu negocio y los números de tu vida son cosas diferentes. Los riesgos de mezclarlos son enormes. Podemos tener un negocio sano y creer que no da suficiente porque gastamos demasiado en lo personal. O podemos estar subvencionando a nuestro negocio pagando con plata propia sus costos. Es tu negocio y por supuesto que podés hacer lo que quieras, pero por favor tomá decisiones con la información adecuada. Para profundizar en el tema: http://www.plenoemprendo.com/2019/06/07/articulo-36-7-errores-demasiado-frecuentes-al-emprender/

– Diferencia entre financiero y económico. Es diferente la realidad económica que la realidad financiera de un negocio. Para hacerla simple: el resultado económico sería la diferencia entre ventas y costos imputados a un periodo. El resultado financiero sería la diferencia entre ingresos y egresos reales correspondientes a ese periodo. El primero es lo teórico y el segundo es la plata real que se mueve. Los dos dan información de mucho valor y tenemos que conocer ambos.

– Costos fijos. Son todos aquellos costos en los cuales incurrís, aunque tu negocio venda $0. Es un concepto bastante fácil de comprender. Pero lo que a veces sucede es que hay muchos ocultos. Si revisamos los débitos del banco e investigamos, es probable que tengamos varias sorpresas.

– Costos variables. Este es más difícil que el anterior y es donde muchas veces los dueños de negocios suelen cometer errores graves. Por un lado, tenemos el costo variable teórico que podes calcular con un Excel. Ejemplo: Si los ingredientes de una pizza me salen $50 y la vendo a $100, mi costo variable es de 50%. El problema es que si vendés pizzas, como si vendés cualquier otro producto, hay muchas cosas que el Excel no contempla. Por eso es necesario tener un control real en donde se crucen los datos de todas las compras de reposición con las ventas reales. Ejemplo: Si compre $6.000 para hacer pizzas y vendí $10.000, el costo variable es de 60%.

– Punto de equilibrio. Es un número que te dice cuanto tenés que vender para no perder ni ganar plata. Acá se pone más complejo el asunto y entran a jugar varias variables. Pero voy a explicarlo de manera sencilla volviendo al ejemplo de las pizzas. Si el costo variable es de 60%, cada $1 que vendés, te quedan $0,40. Con esos 40 centavos afrontás los costos fijos. Supongamos que gastamos $15.000 entre alquiler, gas, luz y algún otro servicio.  Entonces deberíamos hacer la siguiente cuenta: $15.000 / $0,40 = Punto de equilibrio. En este caso nos daría $37.500. Hasta 37,5 mil de venta perdemos plata. Desde 37,5 mil, ganamos plata.

La intuición no alcanza para manejar un negocio. Para poder tomar decisiones y saber dónde estamos, necesitamos dominar estos índices. Sino vamos a ser un barco sin mapa, sin brújula. Para profundizar en el tema: http://www.plenoemprendo.com/2018/10/27/3-numero-mata-opinion/

Llevar bien la administración de un negocio y conocer sus números no, requiere mucho conocimiento. Un Excel, una buena explicación y un par de herramientas te alcanzan. Lo que realmente se necesita es el hábito de registrar y analizar los datos.

Considero que una persona con secundario completo, con formación básica en Excel y con muy buenos hábitos de administración, tiene muchas más chances de conocer sus números que una persona con un MBA, experto en Excel pero que no le dedica tiempo a este área.

Si sentís que sos un “desastre” y no sabes por donde comenzar, tengo una idea: registrá todos los costos. Parece algo simple, pero para entender la estructura de gastos de tu negocio, muchas veces necesitas dedicarle mucho trabajo y es un gran comienzo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *