Por favor, vendé mucho.

Que injusticia que muchas personas que venden cosas innecesarias sean expertos en ventas y que otros que venden cosas realmente importantes no tengan esas habilidades.

Personas que venden cosas que no aportan demasiado, se leen todos los buenos libros de ventas, hacen cursos y tienen mentores ( Me refiero a “negocios” como multinivel, marketing de afiliados, trading, viaja y gana dinero y otros atajos) y personas que tienen un servicio o producto excelente no quieren desarrollar un mínimo de habilidades para hacer llegar su propuesta a mas personas. Esto le hace mal al mundo, porque el mercado va a estar lleno de cosas peores e innecesarias, en vez de tener negocios que mejoran la vida de las personas.

Creo que escribiendo este artículo me di cuenta que es parte de mi misión. Poder ayudar a personas que tiene negocios excelentes, que saben lo que hacen, puedan llegar a mas personas que los necesiten. Equilibrar la balanza haciendo que más profesionales independientes aprendan las cosas simples (pero potentes) para llenar el mercado con sus productos y servicios realmente orientados a mejorar las cosas.

Para hacer honor a mi misión, comparto 5 prejuicios o paradigmas que hacen que no puedas dedicarte con naturalidad a las ventas de tu negocio. Todos salen de las sesiones personalizadas que tengo con mis clientes.

“NO SOY BUEN VENDEDOR”
Si conocés a tu cliente, conocés sus problemas, sos bueno aportando una solución y podes explicarlo, entonces tenes todo lo necesario para ser buen vendedor. El problema viene cuando tenemos estereotipos sobre lo que es ser “vendedor”. Si pensamos que vender significa encajarle a la fuerza a una personas algo que no necesita, claramente no vamos a querer ser buenos vendedores. Ninguna buena persona quiere manipular a los demás con estrategias oscuras para obtener un beneficio. El cambio de juego viene cuando entendemos que vender significa poner en las manos de otro algo que va a mejorar su vida.

“NO HAY QUE HACER NADA GRATIS”
Hay un mito muy instalado dentro de los profesionales que va por el lado de “si hacés algo lo tenes que cobrar”, “no trabajes gratis”, “mi conocimiento vale” y muchas otras frases que se repiten y que lo único que hacen es alejarte de un negocio rentable y ordenado. Querer cobrar por lo que estudiaste o por que “sentís que vales” te va a alejar de ganar la experiencia necesaria para validar tu negocio, optimizarlo y tener ingresos estables. Al mercado no le importa lo que vos sabés, al mercado le importan los problemas que podes solucionar. Y si no podes mostrar que sos capaz de solucionar esos problemas, nadie te va a pagar, por más títulos que tengas colgados en la pared. Para demostrar que realmente sos capaz de solucionar esos problemas, el contenido educacional y productos gratuitos son una muy buena opción. Simple. 

“PAGAR DERECHO DE PISO”
No hace falta hacer residencias y pasar años sin dormir. No hace falta alquilar un lugar y quedarse esperando a que lleguen pacientes mientras pones plata de tu bolsillo. No hace falta hacer otro posgrado o especialización. No hace falta dar cientos de horas de clases gratis … Que lo hagan personas a las cuales admirás no quiere decir que sea la mejor opción para vos.
Crear un negocio rentable, ordenado y que llegue a muchas personas es un camino largo y difícil. Pero si en el medio, agregás años innecesarios dedicados a cumplir expectativas de otras personas, se va a tornar imposible. No necesitas pagar ningún derecho de piso, ya tenés todo lo que necesitás para salir a ofrecer lo que hacés.

“QUE VAN A PENSAR MIS COLEGAS”
Una muy buena manera de anular nuestro pensamiento en torno a nuestro negocio es tener muy presente la mirada juzgadora de colegas. Personas que quizás están haciendo el camino tradicional, invirtiendo décadas de su vida en un progreso a cuentagotas, pero siguiendo los mandatos de toda la vida. Cuando pensamos en esas personas, vamos a estar muy limitados para tomar decisiones.
Pero hay algo mucho mejor: tomar decisiones pensando en las personas a las cuales podes ayudar. Si dentro del mundo de tu profesión sos un “seis”, te va a dar inseguridad comparate con “ochos y nueves”. Pero si pensás que la gran mayoría de la gente sabe 1, 2 o 3 de tu área, entonces vas a ganar confianza. Tu negocio no es para tus colegas, tu negocio es para tus clientes.

“NO QUIERO SER MILLONARIO” 
Cuando alguien evita salir a vender con la excusa de “es que no quiero ser millonario”, me hace acordar a las personas que no hacen ejercicios de fuerza para no parecer fisicoculturistas. No te preocupes, que hay infinidad de instancias previas antes de ser Warren Buffett o Arnold Schwarzenegger. Vas a poder frenar a tiempo…

Es necesario saber vender para tener un negocio en el punto de equilibrio. Es necesario vender para no perder plata. Es necesario vender para no endeudarte. Si querés tener un negocio rentable, necesitás vender. 


¿Qué quiere decir vender? crear un sistema simple y concreto para las personas te conozcan, puedas ganar genuinamente su confianza y finalmente, como consecuencia del proceso, quieran eso que podés darles. Estamos hablando de una venta inevitable, un proceso que fluye. Eso quiere decir poner mucho esfuerzo en mejorar todo ese camino. Que comienza con un buen diferencial, con un entendimiento de tu nicho. Sigue con hacer buen marketing de servicio, educacional y termina el proceso con un buen sistema de ventas. 

La invitación es a que puedas mirar hacia adentro y descubrir si alguno de estos paradigmas pifiados esta accionando de forma consciente o inconsciente en la toma de decisiones de tu negocio. Ahí es donde todo empieza, cuando reconocemos que hay algo que queremos cambiar, aunque todavía no sepamos como. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *