Artículo #36 – 7 errores demasiado frecuentes al emprender

Hace dos años escribí este artículo, cuando todavía no trabajaba cara a cara con emprendedores.
Luego de este tiempo de poder acompañar a personas que quieren sacar adelante sus emprendimientos, quise actualizar estos errores típicos.
Mi intención, como siempre, es que puedas detectar tempranamente estos caminos incorrectos para que aumentes las posibilidades de que tu negocio sea exitoso. Vamos directo con estos conceptos:

1. Mezclar las cuentas del negocio con las personales. 
Algo muy normal dentro del mundo emprendedor. Es muy tóxico para las finanzas del negocio y las personales. Por una razón simple, nunca vamos a saber si el negocio está siendo rentable ni si tus finanzas personales están sanas. Puede ser que tu negocio este sano, pero no te alcance porque gastas demasiado. O Puede ser que estés subsidiando a tu negocio trabajando gratis.
Lo correcto es asignarse un sueldo de mercado por la tarea que uno realiza en el emprendimiento, lo cual es un ingreso para tus finanzas personales y un costo para tu emprendimiento. Puede ser que por momentos no llegues a ese sueldo o que por momentos sea muy rentable y hagas un retiro. Pero lo importante es que este registrado para conocer la verdad de las finanzas de tu negocio y las personales.

Continue reading “Artículo #36 – 7 errores demasiado frecuentes al emprender”

Artículo #18 – 3 errores (evitables) de mi camino emprendedor

  • Quiero comenzar a importar un producto que está de moda afuera, acá seguro la rompe
  • ¿Qué problema soluciona ese producto en nuestro país? ¿Porque vos serías bueno en ese negocio? ¿Qué información real tenes sobre los posibles clientes?
  • No se…
  • Ok… Arranquemos por el principio…  Primero: Enfocate en el problema a resolver, no en el producto. Segundo: Aprovechá tus conocimientos y experiencias para aportar algo único. Tercero: Probá el mercado con la menor inversión de tiempo y plata posible.

Esta fue una charla con un chico de 26 años con muchas ganas de emprender, pero mal aconsejado. Me desespera ver personas que derrochan tiempo, plata y esfuerzo en emprendimientos que nacen con bajísimas chances de sobrevivir.  
Parte de mi misión es poder ayudar a los emprendedores a ver caminos más simples y con mejores probabilidades de que las cosas salgan bien. Por eso les quiero compartir 3 errores de mi camino emprendedor. Para que, si todavía estás a tiempo, los puedas evitar:

Error N°1: OPTIMISMO EXTREMO.
Con apenas 20 años había invertido una fortuna materiales y máquinas para hacer tablas de surf. Me estaba preparando para vender literalmente miles de unidades, cuando hasta ese momento solo le había vendido a mis amigos y familiares. El resultado fue perder miles de dólares y una frustración enorme durante años.
No hagas tantas proyecciones, no hagas un Excel en el cual la última celda te dice que vas a ser millonario. En cambio, poné tu producto o servicio mínimo viable en la calle lo antes posible, con clientes reales, fíjate que te dicen para aprender rápido y mejorar continuamente. Para profundizar, Lean StartUp es el libro de referencia.

Error N°2: SOCIEDADES INCORRECTAS.
Cuando puse mi primer restaurante de comida rápida, me asocié con dos personas que no conocía solo porque ponían plata. Ellos tenían buenas intenciones, pero teníamos visiones antagónicas del negocio y eso hacía que cada decisión que teníamos que tomar sea una lucha que desgastaba profundamente y me dejaba sin energías para la operación del negocio.
Al menos que tengas muy buenos motivos, no te asocies. Armar una sociedad es algo que se tiene que hacer solo si es inevitable, si es algo que va a traer un cambio radical en tu negocio.

Error N°3: PLATA COMO MOTIVACIÓN PRINCIPAL.
Siempre me concentré en encontrar la oportunidad de mercado, donde podía ganar plata. Esto me hizo desarrollar muchas habilidades y un negocio que funciona, pero siempre sentí que algo me faltaba.
Si vas a arrancar un emprendimiento, no dejes ninguno de estos tres aspectos fuera de la ecuación: Pasión, Habilidades y Mercado. Si te falta mercado, te vas a fundir. Si te falta Pasión, te vas a aburrir. Si te falta habilidad no vas a tener clientes contentos. No es fácil, pero proponérselo y comenzar la búsqueda vale la pena. Pleno Emprendo es el primer negocio donde puedo incluir estos tres aspectos a la misma vez y me hace muy feliz que me paguen por hacer algo que haría gratis.

Conozco el dolor de que un emprendimiento no funcione, y por eso quiero hacer todo lo que esté a mi alcance para evitarle esto a otras personas.
No te guardes tu idea por miedo a que te la roben o por la posible desaprobación. Descubrí los errores y puntos ciegos lo antes posible. Contactá a personas que ya lo lograron, pediles una charla y escuchalos activamente. Hace todo lo posible para aumentar las chances de éxito, porque el fracaso, aunque esté de moda, no se lo recomiendo a nadie.