Podcast E#106. Superhábitos y negocios con Matías Salom.

Maty es fundador de Superhábitos, Ex abogado, Orador TEDx y especialista en chistes malos (según sus palabras). Entre tantas habilidades, destaco su capacidad de inspirar con su mensaje. Un mensaje que cambió mi vida y la de miles de personas estos últimos años. Te invito a que te quedes escuchando para descubrir lo que tiene para decir, alguien que ya logró mucho de lo que qiueres lograr y sabe como explicarlo con claridad.

Vender es ayudar a tomar una buena decisión.

Ayudar a profesionales que tienen propuestas excelentes a llegar a más personas que los necesitan, pero que no los conocen. Facilitando herramientas simples (pero potentes) sobre marketing y ventas para llenar el mercado con servicios que realmente solucionan problemas. Esto escribía hace unos meses, pensando en la misión de Pleno Emprendo. De esto mismo te quiero hablar. De herramientas simples y poderosas para que esos interesados, pasen a ser clientes felices y recomendadores.

En este texto, doy por sentado que ya tienes consultas de interesados. Así que nos vamos a centrar en hacer que cada consulta se convierta en una transferencia. Y que esa transferencia sea cada vez más grande y más frecuente. Van algunos conceptos claves para este suceda:

LLAMADA A LA ACCION. La llamada a la acción es el puente entre nuestro mecanismo de marketing y nuestro mecanismo de venta. Una cosa es una persona que interactúa con publicaciones, da likes, se conecta a los vivos y escucha tus podcast (marketing) y otra cosa es la persona que completo un formulario o te mando un WhatsApp preguntando precios (proceso de venta). A la persona que demuestra interés, hay que conducirla a una única y simple acción.Si quieres conocer mi propuesta, te invito a: completar un formulario / mandar un mensaje privado / entra a esta página / dejarme tus datos. No hay pecado más grande que invertir tiempo, plata y atención en marketing y no tener una llamada a la acción concreta que capitalice toda esa atención captada.

EL FILTRO. En los primeros contactos dentro de tu proceso de venta (formulario, mensaje o el que tengas) deberías desarrollar un criterio y un olfato para saber con quien avanzar y con quien no. Especialmente cuando el resto de las etapas requieren de nuestro tiempo y esfuerzo. Si solo tienen que apretar un botón para pagar, no hay que prestar mucha atención a eso. Pero si tu proceso requiere charlas, idas y vueltas, entonces es necesario que los leads sean realmente buenos (Lead: persona que está interesada y dejó sus datos). Como en todo negocio, no hay fórmulas, pero lo importante es ir forjando un criterio consiente al respecto. Vender lleva tiempo y energía, con lo cual, elegir bien a los prospectos nos hace todo mucho más eficiente.

EL LUGAR. Es sumamente importante que el diálogo se de en una lugar donde estés cómodo y puedas expresar todo lo que tienes que expresar. Tu objetivo es llevarlos a ese lugar. No tiene que ser aleatorio ni depender del canal que eligió tu cliente, sino que tiene que ser intencionado. Como siempre, va a depender del modelo de negocio, del tiempo que puedas darle a cada venta y de muchas variables. Puede ser una llamada individual por ZOOM, una llamada grupal por Whatsapp., intercambio de mensajes de voz o textos por privado de redes sociales, puede ser por mail o por donde vos quieras. Lo que es importante es que tiene que ser una canal donde te hagas un experto en cerrar esa venta y puedas expresar todo lo importante en este proceso.

LOS GATILLOS. No nos gusta que nos quieran vender, nos sentimos invadidos y levantamos la guardia. Si tu propuesta es buena y mejora la vida de otras personas, esa defensa puedes ser un problema para tu negocio y también para la otra persona. Con lo cual, aprender a activar ciertos gatillos mentales puede ser una buena idea para todos. Voy a comentar los más importantes y los que que funcionan para profesionales que venden sus servicios:

  • RECIPROCIDAD: Cuando recibimos un regalo, sentimos el llamado de hacer lo mismo para compensar. Cuando nosotros ayudamos gratuitamente a una persona, se fomenta esa sensación de reciprocidad. Por eso es tan importante en estas últimas etapas del proceso, aportar una ayuda especifica y concreta. Por supuesto, esta ayuda tiene que ser 100% desinteresada, aunque sea parte de nuestra estrategia de venta.
  • EMPATIA: Antes de proponer nada, hay que escuchar. Este es un principio que funciona siempre, especialmente cuando quieres vender. No se trata de hablar de vos, sino de asegurarse de que tu propuesta realmente puede ayudar a la persona que tienes en frente. Este punto no solo funciona, sino que es una base fundamental para que tu negocio este construido sobre bases sólidas. Escuchar y demostrar una honesta y real comprensión.
  • AUTORIDAD: A veces cometemos el error de dar por supuesto que todos conocen nuestra trayectoria. Es nuestra responsabilidad respaldar lo que estamos haciendo comunicando nuestra experiencia en esta área. Las ventas son un juego de confianza. Lograr convencer de que somos los indicados, es un gran paso en este sentido.
  • PRUEBA SOCIAL: Si ves dos restaurante, uno vacío y otro lleno ¿A cuál entras? Lo mismo pasa con tus clientes. Todos queremos comprar aquello que ya está siendo probado y aprobado por otro. Nos da una sensación de que estamos reduciendo la probabilidad de equivocarnos. Y si nos equivocamos, no estamos solos. Es tu responsabilidad mostrar a toda la gente que está participando de tu servicio. Mostrar que ya están tomando acción, que ya están teniendo resultados personas con sus mismos problemas, inquietudes y recursos.
  • LO NUEVO: Tu propuesta no tiene que presentarse como una mejora. Tiene que presentarse como algo nuevo. Para evitar que la persona lo asocie con una frustración anterior. Tu propuesta es una nueva oportunidad de crear un cambio. Un cambio del punto A actual al punto B deseado.
  • ESCASEZ: Cuando no tenemos algo que nos apure muchas veces postergamos la decisión al infinito. Comunicar la urgencia de tomar acción, es sumamente importante. Pueden ser cupos limitados, descuentos por tiempo limitado o beneficios y bonos. En todos los casos, tiene que ser REAL. Nada es más importante que la confianza a largo plazo que tienes que generar con tus clientes. Pero muchas veces, esa escases existe pero no se comunica.
  • OBJECIONES: Tenemos que ser expertos en responder a los motivos más frecuentes por los cuales las personas no compran. No tengo tiempo, no se si es para mi, me parece caro son de las más comunes. Explicar porque no tienen que preocuparse por esas cosas con sólidos argumentos, muchas veces, es la diferencia entre vender o no vender.

Estos gatillos se pueden ir activando antes de esta última etapa. Desde que la persona nos descubre, es fundamental ir trabajando sobre estos disparadores. Cuantos más y mejores impactos tenga la persona con esta información, mejor preparada va a allegar al momento de cierre. Para profundizar en esto: La venta inevitable. Como hacer que todo fluya.

LA MEJORA CONTINUA. Es fundamental estar revisando este proceso y ver donde esta la mayor oportunidad de mejora. ¿Estamos recibiendo suficientes leads? ¿Esos leads son de la calidad que espero? ¿Cada cuantas consultas logro una llamada (o lo que vos uses para vender)? ¿Cada cuantas llamadas logro una venta? Cuando no logro una venta ¿Cuáles son los motivos? ¿El precio? ¿El tiempo? Cuando ves que perfiles ideales no compran, es muy importante tener esta información y modificar lo que sea necesario.

Siempre digo que Instagram no es tu negocio y espero que con este artículo se pueda entender mejor. Las redes sociales y todas las acciones de marketing tiene como objetivo nutrir a tu mecanismo de venta. Sin este mecanismo de venta, los esfuerzos en comunicación se diluyen. Porque los negocios son los mecanismos para capturar valor. Si solo das valor, pero no creas estos mecanismos, algo va a estar desequilibrado. Vas a poner, poner, poner pero no vas a recibir lo que necesitas para perpetuar ese intercambio. El marketing te da la harina que necesitas para que se cocine el pan en tu proceso de ventas.

Si quieres profundizar en los pasos anteriores a este mecanismo, te dejo estos dos artículos:
Descubrí tu diferencial y apuntá a un nicho para crecer.
El buen marketing que multiplica tu negocio


Si necesitas ayuda para diseñar tu mecanismo de venta, podés completar este FORMULARIO y contarme tu caso. Me voy a contactar con vos para aplicar todo lo de este artículo 😉

4 generaciones de administración del tiempo ¿Cuál utilizas?

“No quiero jugar hoy con vos, estoy con mi primo. Chau” seguido de un portazo. Esto escuché mientras comenzaba a escribir este texto. Era Vinchu (mi hijo mayor de 6 años) que echaba de forma despiadada a un amigo del barrio que quería jugar con el. Con mucha molestia me paré y fuí a hablar. Escuché sus razones por las cuales había dicho eso, yo le expliqué que en esta casa todos son bienvenidos y armamos un plan para integrarlo al juego de la mañana. Cuando volví a escribir, había perdido 15 minutos y el hilo de lo que estaba haciendo. Pero el criterio de la cuarta generación entró en acción en mi cabeza y me di cuenta que no había perdido 15 minutos. Había elegido sabiamente que hacer con ese tiempo. Porque administrar el tiempo, es ser proactivo con la vida.

Veamos las 4 generaciones de administración del tiempo. Te invito a que veas en que nivel estás y cual sería tu próximo paso:


PRIMERA GENERACIÓN 📝

  • Palabra clave: Listas.
  • Descripción: Se trata de realizar notas y listas de tareas e ir realizándolas una a una.
  • Su mejora: Dejar de depender de la memoria. Poder enfocarse en la tarea que tenés entre manos con una ayuda externa, libera algunos recursos mentales y eso es muy bueno.
  • Utilidad: Desarrollar procedimientos y seguirlos. Para no saltearnos pasos ni olvidarse de las cosas. Es muy útil para complementar tareas complejas. La listita puede convertirse en descripciones de procedimientos tan complejos como necesites. Hay un libro actual muy interesante que habla de esto mismo. Para quien quiera profundizar: El efecto checklist, Atul Gawande
  • Sus limitaciones: Que sea muy efectivo, no quiere decir que sea suficiente. Podemos mejorar muchos aspectos de nuestra planificación, pero una lista de tareas esta muy lejos de resolver los desafíos que nos plantea la gestión del tiempo y las prioridades. Las listas siempre tienden a agrandarse, siempre hay más tareas para hacer. Nunca alcanza el tiempo. Eso genera ansiedad y poca efectividad a lo largo del tiempo. Da esa sensación de hacer mucho y lograr poco. Sorprendentemente la mayoría de las personas (no tengo datos, es intuición) está en esta generación. Se maneja complementando la memoria con tareas pendientes en una hoja como principal y única herramienta.

SEGUNDA GENERACIÓN 📝 + 📆

  • Palabra clave: Agenda.
  • Descripción: Pensar orientado al futuro, poniendo los eventos en una agenda. Bloqueando tiempo para determinadas actividades. Premeditando los tiempos asignados a cada tarea.
  • Su mejora: Es una gran avance desde las listas de tareas. Porque suma variables muy importantes como el tiempo que nos va a llevar, en que día y en que momento van a tener lugar.
  • Utilidad: La utilización de la agenda es básico para cualquier persona que quiera tener cierta proactividad y liderazgo sobre su tiempo. No usarla supone un uso excesivo de la memoria para recordar los eventos y una desgastante toma de decisiones continua. De la misma manera que la lista de tareas, es condición necesaria pero no suficiente para una buena administración del tiempo.
  • Sus limitaciones: Similar al problema de las listas, el tiempo nunca es suficiente cuando no tenemos un criterio para elegir que hacer y que no. Es un gran avance ver de forma gráfica el momento dedicado a cada cuestión, pero insuficiente para avanzar con proyectos complejos, la vida personal, para manejar imprevistos y otras variables reales de la vida. Quien a utilizado una agenda sin tener un sistema sólido de prioridades, probablemente se haya frustrado mucho. En el caso de que funcionara su planificación al pie de la letra, aún así, difícilmente lo acerquen a proyectos de largo plazo, porque no hay una jerarquización clara en esta generación. No está orientada a objetivos.

TERCERA GENERACIÓN 📝 +📆 + 📈.

  • Palabra clave: Objetivos.
  • Descripción: Utilizando las dos herramientas anteriores (agenda y listas) suma los objetivos orientados a los valores de la persona. Se decide que tarea es más importante en base a los criterios personales. Se trazan objetivos a largo plazo y metas de corto plazo. Se suma también la planificación diaria como herramienta para tomar decisiones.
  • Su mejora: La mejora respecto a las generaciones anteriores es enorme. En este punto hay un salto muy grande en la eficiencia de la gestión del tiempo. En esta generación el “no” comienza a tener un lugar central. Se trata de ir eligiendo aquellas tareas y acciones con mayor impacto para tus objetivos.
  • Utilidad: Lograr objetivos concretos en cualquier área de tu vida. Para avanzar de forma rápida y determinada hacia donde querés. Es especialmente útil para proyectos complejos, donde siempre podemos hacer más cosas de las que el tiempo nos permite. Para tener un negocio que consiga los resultados, estar en esta generación es fundamental.
  • Sus limitaciones: Voy a utilizar las palabras de Stephen Covey “Si bien la tercera generación ha realizado una notable contribución, ahora se ha empezado a comprender que la programación y el control “eficientes” del tiempo a menudo resultan contraproducentes. Centrarse en la eficiencia crea expectativas que no concuerdan con las oportunidades de desarrollar relaciones ricas, satisfacer necesidades humanas y disfrutar de momentos espontáneos día tras día.” Esta generación es la culpable de la mala reputación de la palabra productividad. Es la imagen de la persona ensimismada, solo enfocada en sus objetivos. La imagen de las personas que logran lo que quieren sacrificando sus relaciones, su salud y su capacidad productiva de largo plazo. Estas con algunas imágenes que aparecen cuando Googleas persona productiva. Están solas, haciendo demasiadas cosas, con sonrisas falsas y ropa incómoda… Yo no quisiera ser esta persona productiva.


CUARTA GENERACIÓN. 📝 +📆 + 📈 + 👨‍👩‍👧‍👦

  • Palabra clave: Prioridades.
  • Descripción: Debería llamarse administración de vida. En esta generación utilizamos el tiempo como recurso vital para las cosas más importantes: los objetivos, las relaciones interpersonales y nuestra capacidad productiva. A esta altura ya entenderás que cada generación incluye las herramientas anteriores. Incorpora dos conceptos claves para tomar decisiones: lo urgente y lo importante. En el gráfico se pueden ver los 4 cuadrantes resultantes de las combinaciones.
  • Su mejora: La noción de objetivos es muy efectiva para trabajar en ciertas cuestiones que se pueden medir. Como la facturación de un negocio, la cantidad de clientes, el peso corporal, libros leídos e infinidad de objetivos propios de la tercera generación. Pero para cultivar relaciones y cuidar nuestra capacidad productiva necesitamos un nuevo criterio que incluya pasar tiempo es cuestiones importantes no urgentes. Esta generación incorpora en la planificación el tiempo dedicado a estas actividades, aún en detrimento de ciertos objetivos.
  • Utilidad: Con un buen entendimiento y entrenamiento de esta generación, no hace falta saber nada más en relación a los conceptos de la gestión del tiempo. Contempla cualquier situación posible. Sirve para estar en permanente contacto con tus prioridades más importantes, para evaluar lo que venís haciendo y planificar mejoras. Aún en momentos de imprevistos, vamos a tener las herramientas para decidir donde poner nuestro tiempo y sentirnos tranquilos con eso. La incorporación del cuadrante 2 (no urgente e importante) le aporta una gran riqueza.
  • Sus limitaciones: La gran dificultad radica en que para dominar esta generación, tenemos que estar entrenados en las generaciones anteriores. No es posible sin utilizar listas de tareas, agenda y una buena planificación de objetivos.
Gestión del Tiempo | lecasabe

Si querés conocer las verdaderas prioridades de una persona, podés pedirle que te muestre su agenda. Donde se pone el tiempo, se pone el corazón. Si tus prioridades no se traducen en momentos de atención, no son realmente prioridades, serían expresiones superficiales de lo que se esperaría de vos.

Escribiendo este texto me reencontré con cosas que me movilizaron hasta lo más profundo hace varios años. Me reencontré con esa perspectiva de largo plazo y la mirada inter-generacional. También confirmé que la persona que soy hoy, en gran parte es consecuencia directa de decisiones tomadas hace años cuando comencé a estar en contacto con estas ideas. Y también tengo la certeza de que la persona que sea en diez años, va a ser consecuencia de las decisiones que esté tomando hoy.

Un buen sistema de organización + Tomar decisiones incómodas + Tener paciencia = Las cosas van a ir muy bien.

Para profundizar en estos temas recomiendo tres libros:

  • Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, Stephen Covey.
  • Getting Things Done, David Allen
  • The ONE Thing, Gary W. Keller

Si necesitas ayuda para organizarte, para fijar prioridades y para tener un plan para tus objetivos, te invito a que te inscribas en este FORMULARIO para tener una entrevista gratis.

Podcast E#104. Síndrome del impostor, proceso de venta, elegir nicho y aprendizaje efectivo. Preguntas de la comunidad.

En este episodio, por primera vez, respondemos preguntas directas de la comunidad. Temas que preocupan y que necesitan hablarse para oxigenarlos y avanzar con más claridad. Voy a intentar responder a estas consultas:

¿Cómo puedo superar el síndrome del impostor? (a los 3min 30seg)

¿Cómo desglosar el proceso de venta propio? (a los 15min 51seg)

¿Cómo fue el recorrido hasta llegar al nicho en el que estás hoy? (a los 25min 10seg) y

¿Cómo internalizar y llevar a la práctica las cosas que leemos y escuchamos? (a los 35min 20seg)

Hormesis. El estrés (justo) como herramienta.

Dieta cetogénica

Grasas y café. Dos palabras que, hasta hace una década, había que evitar en cualquier plan de alimentación saludable. Pero los estudios de los últimos años (sumado al trabajo de muchos divulgadores de ciencias de la salud) lograron revertir esa mala prensa de estos dos alimentos. Hoy, está cada vez más instalada la idea de que hace muy bien consumirlas en las dosis adecuadas. Para el que le interese, dejo artículos sobre grasas y café.

De la misma manera que tenemos que amigarnos con estos alimentos e incorporarlos cuidadamente para disfrutar de sus beneficios, propongo que nos amiguemos con la palabra ESTRÉS. Ya no como algo negativo que tenemos que evitar, sino como una herramienta que podemos utilizar a nuestro favor si sabemos como gestionarla.

Me gusta la metáfora de las cuerdas de guitarra: para que suenen bien, tienen que tener la tensión justa. Si están demasiado tensas, se rompen. Si están muy flojas, no dan su sonido. Lo mismo para con nosotros y nuestro trabajo. Si nos pasamos de rosca, nos quemamos y dejamos de funcionar bien. Pero si no tenemos desafíos que nos exijan, no vamos a poder dar lo mejor de nosotros.


Para ir un pasito mas allá, quisiera explicar brevemente el concepto de hormesis aplicado a la salud: como especie, estamos adaptados para un entorno salvaje. Nuestro cuerpo y mente casi no cambiaron desde que éramos cazadores – recolectores. El estar diseñados para ese entorno, hace que nuestros genes extrañen ciertos estresores para los cuales estamos preparados. Es por esta razón que el ejercicio físico intenso, los ayunos intermitentes, la exposición al frío y al calor y cierta suciedad natural nos hacen bien. Porque son estresores que, en la medida justa, estimulan a nuestro sistema a sacar su mejor versión. Tal como muestra el gráfico, hay una zona donde tenemos los máximos beneficios de estos estímulos incómodos. Pero si nos pasamos, comenzamos a tener problemas. Hay una dosis hormética de cada estresor, para cada persona. Para profundizar: artículos sobre hormesis y salud.


Este concepto es perfectamente aplicable a la planificación de nuestro negocio. Probablemente sentiste el estancamiento y la pérdida de rendimiento por tener un estrés insuficiente durante demasiado tiempo. Así como también, los problemas de estar demasiado estresado durante mucho tiempo.

Trabajando con clientes y en la planificación de mi negocio, utilizo disparadores de estrés y criterios para contenerlo. No siempre funcionan a la perfección, pero son una buena manera de comenzar a transitar la búsqueda de la dosis hormética adecuada. Te los comparto:

DISPARADORES DE ESTRÉS:

  • Anuncios públicos: Cuando decidimos hacer algo, lo mejor que podemos hacer para que eso suceda, es contarle a todos los que podamos. Hay algo que se activa, nos ayuda a superar la pereza y ponernos a trabajar. Ejemplo: “Antes de fin de año, voy a lanzar mi primer taller sobre…”
  • Compartir objetivos: Sea con personas cercanas, con colegas o con comunidades de las que participamos podemos expresar de forma concreta y medible los objetivos que nos ponemos. Ejemplo: “Este trimestre voy a duplicar el precio de mis servicios”.
  • Involucrarse con otros: Cuando otra persona está esperando algo de nosotros, nos cuesta mucho más no hacerlo. Si alguien nos espera, si alguien nos necesita para algo, si nos comprometimos, vamos a estar mucho más motivamos para cumplir. No hacerlo tiene consecuencias concretas. Ejemplo: “Voy a programar hacer un vivo en redes sociales por semana con un invitado, planificando día y horario.”
  • Contratar a un mentor o asesor: La mirada de alguien que respetamos nos impulsa. Es muy potente exponerse a contar nuestra situación y tener feedback de una persona de la cual valoramos su opinión. No solo por la información que nos de, sino por el compromiso de rendir cuentas y no defraudarlo. Ejemplo: “Para el proyecto de armar un equipo en mi negocio, voy a contratar a alguien que ya paso por este proceso para que me guíe.”
  • Participar de comunidades: Pares, colegas y personas interesadas en tu progreso. Se trata de compartir frustraciones y logros con personas que estén comprometidas con vos. Involucrarte en historias de otros y compartir la tuya. Eso hace que algo se mueva y nos impulse. Ejemplo: “voy a compartir los objetivos de la semana y voy a leer los de los otros para darles seguimiento y sugerencias.”
  • Proyectos con fechas límites: No hay que aclarar demasiado de que se trata. Pero es importante que no sean fechas caprichosas, sino que tengan un sentido. Saber realmente cual es el máximo tiempo que podés dedicarle a un proyecto antes de comenzar con el siguiente. Ejemplo: “tengo hasta el viernes para terminar el video de venta, porque la semana que viene comienzo con el la producción del nuevo curso.”

MODERADORES DE ESTRES.

  • Avanzar con Progresividad: Una persona que va a un gimnasio por primera vez en años, probablemente le parezca demasiado levantar 10kg. Pero esa misma persona, con la disciplina adecuada, podría levantar 50kg en pocos meses sin ningún problema.
    Del mismo modo, si jamás hablamos en público, el estresor correcto, sería organizar un taller para 4 personas. Pero si estamos muy entrenados en eso, quizás podemos organizar algo de mucho más alcance. Si nunca te comprometiste públicamente, quizás al principio el estresor correcto podría ser contarle a tu pareja y a un colega tus objetivos. Pero con más práctica, podrías publicarlo en comunidades más grandes. En este punto, el autonocimiento es clave. No podemos dar en la dosis justa, si no conocemos nuestras fortalezas y límites.
    Lo importante es entender que la exposición a estresores de forma sistemática, van aumentando nuestra capacidad de procesar ese estímulo. Si no nos pasamos, vamos a fortalecernos.
  • Cuidar la superposición: En mis planificaciones trimestrales, lo que más me cuesta decidir es que proyecto no es para este trimestre. Me cuesta porque siempre tengo más cosas que me gustarían hacer de las que puedo hacer.
    Con el tiempo aprendí que no puedo plantearme mas de 2 o 3 proyectos a la vez. Por más adecuada que sea la dosis, por más progresivos que queramos ser, si nos comprometemos con demasiadas cosas a la vez, vamos a recibir un estrés excesivo. Con malos resultados y una involución de nuestras capacidades. Siempre es mejor quedarse cortos que pasarse de proyectos. Por una razón simple: si terminamos antes de tiempo nuestros proyectos, podemos comenzar el siguiente antes de lo planeado. Es mucho más fácil aumentar el estrés sumando proyectos, que bajarlo cuando ya estamos embarcados en varios frentes.
  • Alternar intensidad y descanso: De la misma manera que planificamos y bloqueamos tiempo para enfocarnos en nuestros proyectos, podemos con nuestros momentos de descanso. No todos los días tienen que ser iguales, no todas las semanas tienen que ser iguales, ni tampoco los meses.
    Si tenemos una semana muy intensa, podemos planificar que la próxima sea especialmente relajada. Si tenemos un día de 16hs de trabajo, podemos hacer que el siguiente termine a las 13hs. Si tenemos un mes muy fuerte por alguna fecha límite, podemos planificar que el siguiente tenga fines de semana de 3 días.

Personalmente, esto último es lo que más me cuesta. Se por teoría y experiencia que es algo muy bueno, pero tengo que reconocer que me cuesta mucho más hacerlo que decirlo jeje
Nunca me costaron los eventos y compromisos que me impulsaban a elevar mi estrés. Esa es mi tendencia natural, con lo cual, tengo que enfocarme en los moderadores. Pero cada persona tendrá sus desafíos. Cada uno tiene que saber donde trabajar para evolucionar, para estar dentro de su dosis hormética.

Una de las cosas más interesantes de este proceso es que cuando trabajamos en mejorar nuestras capacidades, la curva de la dosis hormética, se vuelve más alta (más resultados) y se corre a la derecha (mayor estrés tolerable).


En resumen: el estrés no es ni bueno ni malo. Siempre va a depender de como lo usemos. Cuando logramos accionar los disparadores adecuados, podemos estar en modo maquinita y lograr cosas de las cuales nosotros mismos nos podemos sorprender. Sería un gran desperdicio no utilizarlo. Pero cuidado: no te pases de la dosis hormética, porque sino, vas a estar abriendo con un cuchillo la gallina de los huevos de oro, solo para matarla y descubrir que no había nada adentro.


Si necesitas ayuda para diseñar una planificación dentro de tu zona hormética, podes visitar el Programa para Profesionales Independientes y completar el formulario contándome tu caso.

Podcast Episodio #101 – El caso de Jesús: de cero a mucho con 19 años.

Llegó hace poco más de un año ofreciéndome sus servicios gratis, queriendo ayudarme desinteresadamente. Después de varios mensajes de whatsapp, juntó la plata para pagarme unas sesiones de asesoría. “Mariano, yo voy a ser un caso de éxito” me dijo en la primer sesión y algunos meses después cumplió su promesa. En ese proceso pasaron muchas cosas que cambiaron su vida para siempre y te lo contamos en este episodio, extrayendo los aprendizajes más importantes para que puedas aplicar en tu camino.

¿Por qué estoy estancado? Preguntas para descubrirlo.

Seas consciente o no, tu negocio tiene engranajes que están funcionando en este momento. Si al finalizar una consulta sugerís agendar la próxima, estás vendiendo. Si alguien te pregunta por tu trabajo y le contás apasionadamente un caso, estás construyendo tu marca personal. Si vas anotando en una libreta los que te pagan y los que te deben, estás gestionando. Si hablás por mail con un diseñador que te ayuda, estás liderando. Si tenés clientes con los que te encanta trabajar y otros que no tanto, tenés identificado un nicho. Si ves a tus colegas y reconoces que tienen otro “estilo”, estás pensando en tu diferencial. Podría seguir con los ejemplos, pero lo que quiero decir, es que si cobrás por lo que hacés de forma regular, tenés un negocio con todos sus mecanismos funcionando. Si tenés suerte, esto puede funcionar muy bien. Pero en época de cambios, muchas veces la suerte también cambia.


Es probable que si venís muchos años trabajando de esta manera (con inconciencia sobre esos sistemas) estés haciendo muchas cosas sin saber cuales son los efectos que tienen en tu negocio. La inercia, la falta de métricas y la carencia de reflexión y planificación nos lleva a estar estancados. Si queremos terminar de enterrar nuestra capacidad de crecimiento, podemos echarle la culpa al gobierno, al dólar o al Covid-19. Bien afuera de nuestro círculo de influencia, para sentenciar a muerte nuestro crecimiento. Lo que probablemente nos este pasando es que lo que funcionaba, ya no funciona (naturalmente).


Los negocios son mecanismos que funcionan de forma interdependiente y muchos profesionales tienen la mala costumbre de sacarle brillo al área que más dominan, descuidando las que realmente están limitando su crecimiento. Se enfocan en alargan los listones más largos, desconociendo aquellos por donde se les están escapando los resultados. Cuando a problemas diferentes se les quiere dar el mismo tipo de soluciones, estamos en problemas.


Ejemplos de acciones erradas a los problemas planteados:

  • “Tenemos problemas de ventas” 🠮 “¡Hagamos un curso nuevo!”
  • “Tenemos problemas de rentabilidad” 🠮 “¡Mejoremos nuestras sesiones!”
  • “Estoy muy desorganizado” 🠮 “¡Voy a hacer un máster en gestión!”
  • “No se quien es mi cliente ideal” 🠮 “¡Hagamos más contenido para las clases!”

Cuando solo tenemos un martillo, todo se parece a un clavo. No hace falta que uses mejor el martillo, hace falta que consigas una caja de herramientas. Tal como muestra la foto de este artículo, nuestro resultados van a ser tan altos como el listón mas bajo de nuestro negocio. Dicho de otro modo: la fortaleza total de la cadena va a ser la misma que su eslabón más débil.

Para poder identificar ese listón (o esos listones) más bajos de tu negocio, quiero dejarte algunas preguntas. No vale verlas por arriba porque no te van a servir. Si podés anotar las respuestas en una hoja aparte mejor, así es como te va a servir realmente. No se trata de hacer un checklist para comprobar que todo este bien, más bien lo contrario: hacer el esfuerzo de descubrir donde estás fallando lo antes posible. Para pasar aspectos de desconocido desconocido a desconocido conocido. Eso ya es un gran primer paso.


NICHO. ¿tenés identificado a tu cliente ideal? ¿Lo conoces en profundidad? ¿Estás alineando todo el negocio en base a esa problemática? Todo negocio, pero especialmente los que tienen base en lo digital (con un mercado potencial infinito) necesitan tener esto mega claro y continua mejora. Para profundizar: Descubrí tu diferencial y apuntá a un nicho para crecer.


PROPUESTA. ¿La propuesta de valor esta dirigida a conseguir el mejor resultado con mi cliente ideal? ¿Enfoco mis esfuerzos en mejorarla continuamente a partir de feedback real de personas adecuadas? ¿La propuesta solo depende de mi tiempo o tengo posibilidades de escalar sin aumentar esa variable de forma proporcional? Tener claro el nicho no es solo para hacer publicidad segmentada en facebook. Sirve para tomar decisiones sobre todo tu negocio, especialmente en el producto o servicio que tiene que estar muy alineado con esa persona a la cual querés atraer. Para profundizar: El modelo de negocio correcto en una frase.


MARKETING. ¿Tenés una estrategia de comunicación para llegar a esas personas que te necesitan pero no te conocen? ¿Estás dando un mensaje coherente con las personas que querés atraer? ¿Sos consistente con la generación de comunicación? El marketing tiene el gran objetivo de llegar a las personas que te necesitan pero no te conocen. Si solo dependes del boca en boca vas a ser como un pescador que espera que salten pescados en su bote. Para profundizar: El buen marketing que multiplica tu negocio.


VENTAS. ¿Tenés un mecanismo para llevar a una persona de desconocido a cliente feliz y recomendador? ¿Entendés el proceso de decisión de compra de tus clientes y sabés que darle y que pedirle en cada momento? ¿Se cuáles son las acciones que tengo que hacer para generar ventas? No hay que ser un experto en ventas (ni de ningún área en particular afortunadamente) pero tenés que ser un experto en el proceso de venta de TU negocio. Para profundizar: La venta inevitable. Como hacer que todo fluya.


PLANIFICACION. ¿Tenés momentos predeterminados para reflexionar sobre el trimestre / año y planificar el período que sigue? ¿Decidís proactivamnete que es lo más importante de cada semana para acercarte al largo plazo? En un mundo de infinitas posibilidades necesitamos tener momentos y sistemas que nos permitan mantener un rumbo a largo plazo. Para ser muy firmes con el QUE y muy flexibles con el COMO. Para profundizar: Como alinear el largo plazo con el día a día.


PRODUCTIVIDAD. ¿Estás evaluando los aspectos que mejor y que peor rinden de tu negocio para re distribuir los recursos? ¿Podés enfocarte en tareas importantes no urgentes que te acerquen a proyectos de largo plazo? ¿Tenés control sobre donde poner tu tiempo en la mayoría de los días? Una de las cosas que más impacto puede tener en tu negocio es estar permanentemente enfocado en el 20% de mayor rendimiento. Dejando de invertir tiempo, plata y atención en aquello que no rinde para llevar esos recursos a lo que más resultado nos da (resultados: margen, posicionamiento, aprendizaje y satisfacción). Para profundizar: Vivir en el 20%. Más de lo que suma, menos de lo que resta.


GESTION. ¿Tengo diferenciadas las cuentas del negocio y las personales? ¿Se cuanto gano, qué costos tengo y cómo puedo intencionar sobre ellos? ¿Tengo índices claves que me ayuden a tomar decisiones? ¿Trabajo en crear procedimientos que aumenten la eficiencia y reduzcan los posibles errores? Utilizar solo la intuición sin complementar con datos duros es demasiado arriesgado. Vas a depender mucho de la suerte. Y si tenemos un negocio al cual quermes dedicarle los próximos 10 años, no siempre va a estar de nuestro lado. Con buenos hábitos de administración diarios y algunos índices claves (fieles y actualizados) es más que suficiente para tener un negocio rentable y ordenado. Para profundizar: El panel de control de tu negocio. Índices claves.


APRENDIZAJE. ¿Se cuáles son los conocimientos que me faltan para los objetivos que tengo? ¿Conozco las fuentes correctas para nutrirme de esa información? ¿Tengo contacto periódico con esas fuentes? Un gran riesgo de nuestro mundo plagado de información es la dificultad para elegir las fuentes correctas. Trabajar proactivamente en rodearse de la información adecuada es un trabajo en si mismo con un impacto incalculable. Para profundizar: Fuentes relevantes para tu negocio.


ESTILO DE VIDA  ¿El modelo de negocio que estoy planteado está alineado con la vida que quiero tener? ¿El éxito de mis planes, significa más de lo que quiero o menos? La fuerza que tienen estas preguntas es mucho más grande de lo que podemos intuir. Comenzar por el estilo de vida que queremos tener y después plantear un modelo de negocios como medio es un camino que recomiendo. Para profundizar: Marketing y estilo de vida. (Podcast).

Probable las preguntas más ajenas e incómodas sean los listones más bajos de tu negocio y donde tengas que poner tu foco. Una de las grandes claves para que esto, es dejar de alargar listones que ya están muy largos. De ahí tiene que salir el tiempo. Los mecanismos pueden seguir funcionando, pero tu foco tiene que estar puesto en aquello que necesitas para aumentar  esa capacidad de captura de valor.


Una de las bases para que esto funcione es que tenemos que dedicar sistemáticamente un 30 / 40% de nuestro tiempo de trabajo a este tipo de tareas. A aquello que construye sistemas, que es de largo plazo y que transforma nuestro negocio. Nuestro trabajo directo en lo operativo, en el servicio que estamos dando, no debería ser ocuparnos más del 60 / 70% del tiempo. Un día por semana o dos horas por día tenemos que trabajar en aprender y ejecutar estos cambios y mejoras que nuestro negocio necesita. Lo más interesante y alentador de esto es que genera un efecto compuesto. Cada cambio y mejora que hagamos en un sistema, impacta positivamente en el otro. Con lo cual, cada esfuerzo se ve capitalizado en los resultados generales del negocio. Debería escribir otro articulo sobre de esta característica de sistema complejo que se retroalimenta, pero por hoy, confiá en que sucede esto y esta buenísimo 😉


Si necesitás ayuda para identificar los listones más bajos de tu negocio (o para alargarlos), te invito a que completes este FORMULARIO y me cuentes tu caso.

¡E#100! Me entrevista mi mujer: la historia de Pleno Emprendo. Podcast.

En los 99 episodios anteriores me enfoqué en darte herramientas para que puedas transformar tu negocio. Pero hoy, voy contar la historia de este proyecto. Desde que era una idea muy lejana a ser mi actividad full time y un sueño cumplido. Desde el descubrimiento de la vocación a ser un negocio con vida propia.
Lo mas especial de este episodio es que no estoy solo, me acompaña mi mujer Belén, haciéndome preguntas y ayudando a construir esta historia que no es solo mía, sinó de toda la mi familia y de las personas que estuvieron en este camino.

El cliente que todo lo sabe.

No hay buenos o malos negocios. Ni negocios rentables o no rentables. Ni profesiones con las que se pueda ganar plata y otras con las que no. Siempre va a depender de la personas que hay detrás, de sus habilidades, recursos, historia, experiencia, vocación y otras variables. Lo bueno para una puede ser malo para otra.
De la misma manera, no hay buenas o malas decisiones para tu negocio en si mismo, son buenas o malas en función de lo alineadas que estén respecto los problemas que querés resolver. Dicho de otra manera: tus clientes van a decidir si son buenas o malas.

La primera parte de casi todos los procesos con mis clientes es introspectiva. Se trata de pensar con que tipo de personas querés pasar la mayor cantidad de tiempo. Con quienes conectás con facilidad, a quienes aportás más soluciones, a quienes ayudarías gratis. Se trata de elegir un nicho al cual ayudar a partir de tu vocación, de tus habilidades y conocimientos. Por eso el módulo 1 del programa para profesionales independientes se llama “Encontrá tu diferencial y elegí un nicho para crecer”. Porque cuando dimos ese paso, todo es más fácil.

Estamos acostumbrados a escuchar sobre la importancia de conocer a tu cliente ideal en términos de marketing. Pero lo que quiero transmitirte con este texto, es que todo tu negocio tiene que estar pensado desde tu cliente. El marketing, tu propuesta de valor, el precio, tu capacitación, la planificación, la estructura de tu día, los objetivos del trimestre, los canales de comunicación, las personas de tu equipo, hasta la administración debería estar atravesada por tu cliente.

La verdad que quería conceptualizar este tema, pero se me hizo mas fácil contarlo con ejemplos de clientes con los que trabajo:

  • K.Z. y su gimnasio on line: Cuando comenzó la pandemia, enseguida se puso a pensar como podía seguir aportando valor a sus clientes. ¿Cuáles son esas cosas que mas valoran de nosotros? ¿Cómo podemos seguir dándoles eso sin el espacio físico? Sus respuestas fueron: motivación y seguimiento vía WhatsApp. KZ se dio cuenta rápidamente de que las personas iban a seguir pagando si tenían lo que necesitaban. Entonces comenzó a dedicar su tiempo a grabar clases, enviarlas a cada cliente junto con mensajes personalizados de motivación. En pocos meses tenía más clientes que en el gimnasio físico. Por supuesto que tuvo problemas y cuestiones que resolver en el camino, pero su éxito se baso en comenzar a tomar decisiones en base a sus mejores clientes. Es probable que si hubiera querido hacer algo más complejo y se perdía en cuestiones técnicas, no iba a tener los resultados que tuvo.
  • L.O. y clases de gym para mamás: En el primer encuentro que tuvimos intentamos ver quienes eran sus mejores clientes. “Laura y Natalia” me dijo. Las dos mamás que trabajaban, con poco tiempo y con ganas de estar en forma. Cuando entendimos para quien era el servicio que daba, todo comenzó a ser mas fácil: las clases tenían que durar menos de 30 minutos, tenían que poder hacerse con cualquier ropa, sin necesidad de pesas o instrumentos especiales. Además las clases tenían que quedar grabadas por si no podían asistir en vivo y los encuentros presenciales tenían que ser los fines de semana para poder dejar a los chicos con la pareja. Estas y otras decisiones decantaron solo de definir para quien estaba dirigido el servicio. El contenido de marketing también tomaba una forma mas definida: “como entrenar mientras cuidás a tu hijo” “Como recuperar el cuerpo de antes” son algunos ejemplos de las cosas que surgieron para conectar con más Lauras o Natalias.
  • M.B. y su servicio web de excelencia: Hace casi un año que vengo trabajando con M. y en casi todo este tiempo la pregunta ¿Quién es mi cliente ideal? venía dando vueltas. Hace pocas semanas llegamos a la conclusión de que quería atraer más “Profesionales que les va muy bien y que necesitan que su presencia en internet refleje la excelencia de su trabajo”. Cuando llegamos a esta certeza, muchas de las decisiones que se venían confusas, pasaron a ser claras. El precio que tenía que cobrar, el nivel de soporte, los procedimientos de venta, lo que incluía la propuesta, el diseño de su propia web, el mensaje, los problemas en los que se quiere especializar, los canales de comunicación, la cantidad e clientes que podía tomar por mes, a que tipo de persona contratar para formar equipo… todo comenzó a ser mas claro.
  • M.L. y sus viajes geológicos: ML es geóloga, apasionada de lo que hace y con décadas perfeccionando su oficio. Cuando comenzamos a trabajar, tuvimos que profundizar en cual era el modelo de negocio que la acercaba a la vida que quería tener. Cuando estuvo segura de la dirección hacia donde ir, comenzamos a entender quienes eran esas personas que podían estar interesadas en sus viajes geológicos. Llegamos a la conclusión de que había muchas industrias complementarias donde estaban estos clientes: montañismo, turismo, blog de viajes y fotografía de naturaleza entre otros. ¿Cómo se puedo acceder a ese público para posicionarme como referente de mi tema? Esa es la pregunta que está intentando responder mientras escribo este texto. Pero lo que quiero remarcar, es como la pregunta principal está determinada por la persona a quien queremos aportar valor.
  • Clases de idiomas de K.L. vs C.M.S.: Voy a hacer una comparación entre dos clientas. KL Cobran 20usd mensuales a cada cliente, CMS cobra 200usd. KL tienen clases con más de 10 alumnos, CMS solo da clases particulares o a grupos muy pequeños. KL propone dominar las bases del inglés, CMS propone aprobar exámenes internacionales. KL hace llamadas por Whatsapp, CMS hace llamadas por ZOOM. KL hacen cursos gratis en vivo para varias personas como estrategia de venta, CMS hace una evaluación de nivelación gratuita. Y las diferencias siguen. Los dos negocios son exitosos con estrategias totalmente diferentes. Adivinen en base a que tomaron sus decisiones 😉
  • G.P. y su agencia de marketing y ventas on-line: Cuando vi su web no podía creer lo lejos que estaba el mensaje de lo que quería lograr. Todo estaba orientado a emprendedores que estaban comenzando y el quería dedicarse a empresas consolidadas que necesitaban desarrollar sus sistemas de venta y marketing on-line. Comento este caso para expresar el poder que tiene reflexionar sobre tu cliente ideal, porque cuando lo tenés claro, lo que no está orientado a esa persona, se ve raro. Como cuando pintás una pared y la de al lado queda fea, lo mismo pasa con nuestro negocio cuando definimos a la persona a la cual queremos ayudar. La clave esta en ir pintando todo el negocio del mismo color.

Lo más potente de entender a tu cliente y pensar en el negocio a partir de ellos, no es solo lo que elegimos, sino lo que descartamos. Una de las grandes dificultades de crear un negocio (y de vivir) es atender que es importante y que no. En que enfocarnos y en que no. Este es un super poder que nos permite posicionarnos en un nicho, independientemente de los recursos que tengamos.

¿Cuál es uno de los mayores riesgos que puede enfrentar un negocio exitoso? que pierda contacto con el día a día de su cliente y que venga otra persona con una escucha activa más predispuesta y diseñe un negocio que se adapte mejor a esta problemática. Si querés levantar las barreras de entrada a tu negocio, no dejes de escuchar a tu cliente ideal y rediseñar tu negocio en base a lo que necesita.

Si crees que necesitás ayuda para entender quien es tu cliente ideal, te invito a que completes este FORMULARIO y me cuentes tu caso. En el Programa para Profesionales Independientes tenemos un módulo especifico para este tema.

¿Vendés tu tiempo o tenés un negocio?

Diálogo real en una asesoría de este año 2020:
– “Mariano, a mi me va bárbaro. Tengo varios clientes muy contentos que me pagan muy bien. Pero me da miedo que un día desaparezcan todos, porque no sabría que hacer.”
– “Es excelente tu planteo, porque de eso se trata. De entender los mecanismos que están funcionando en tu negocio para poder intencionar sobre ellos. Saber a quien es tu cliente ideal, que mensaje darle y por que canales. Saber como venderles para aumentar ingresos cuando así lo quieras. Entender con números la salud de tu negocio y poder tomar decisiones con esos datos. Se trata de que tengas control y conocimiento. De no depender del boca en boca y del marketing de la fe. De que pases de vender tu tiempo a tener un negocio. Aunque hoy, no quieras cambiar nada.”


Tu profesión no es tu negocio. Tu profesión es el conocimiento profundo sobre un área. Un negocio son los sistemas para capturar el valor que podés generar con esos conocimientos. Si solo te enfocás en tus conocimientos, vas a estar vendiendo tu tiempo. Si además te enfocás en los sistemas, vas a poder construir un negocio. Veamos algunas diferencias entre “vender tu tiempo” y “tener un negocio”:

(Aclaración: voy a estereotipar para poder desarrollar el tema. Ninguna persona es totalmente de una manera o de la otra. Pero a fines explicativos, me sirve polarizar.)


CRECIMIENTO: Cuando vendés tu tiempo, el tope de alcance e impacto va a estar rápidamente determinado por tu tiempo disponible. Podés crecer poniendo más esfuerzo y horas de trabajo. Pero a la larga, llega el agotamiento y el límite de capacidad de trabajo va a estar determinado por la necesidad de cuidar esa capacidad productiva.
Cuando tenés un negocio, podés mirar desde afuera lo que está sucediendo, identificar los cuellos de botella y determinar los cambios para destrabar ese estancamiento y seguir creciendo.


IMPACTO: Cuando vendés tu tiempo, el límite de personas impactadas por tu propuesta va a estar limitada por las personas con las que puedas tener contacto directo. El alcance va a estar determinado por las interacciones con clientes con los cuales estás trabajando.
Con un negocio, el impacto y alcance es independiente del trabajo con clientes. Parte de la misión de un negocio debería ser impactar en la mayor cantidad de personas, solucionar la mayor cantidad de problemas, independientemente si son clientes o no. Dentro de un negocio sano, las ventas son fruto de un impacto anterior. Como consecuencia natural del proceso de tu cliente dentro de tu modelo. Para profundizar La venta inevitable. Como hacer que todo fluya.


CLIENTES: Si vendés tu tiempo, al no estar intencionando sobre las ventas, los clientes van a ser los que lleguen a tu puerta. Quizás puedas elegir con quien trabajar, pero va a depender en gran medida de las recomendaciones.
Cuando tenés un negocio, la búsqueda del cliente ideal es algo central. Optimizamos los procesos, filtros, mensaje y búsquedas de personas con las que disfrutemos trabajar, tengan excelentes resultados y estén dispuestos a pagarnos muy bien. Para profundizar Como definir a mi cliente ideal y como encontrarlo.


TIEMPO: Al vender nuestro tiempo, asociamos directamente el trabajo personal directo requerido con el precio de ese trabajo. Con lo cual, una vez más, el límite esta dado por nuestra capacidad productiva. Es una forma muy frágil de predecir e accionar sobre los ingresos.
Con un negocio, podés pensar el valor entregado de forma independiente al tiempo que te lleva. Cuando entendemos que el precio que cobramos es consecuencia del valor que entregamos (y no del tiempo que dedicamos) las posibilidades se multiplican. No podría desarrollar en profundidad este tema, pero dejo esto para profundizar El sano crecimiento de tu negocio.


APRENDIZAJE: Es normal en personas que venden su tiempo, que solo se dediquen a aprender sobre lo suyo. Invirtiendo años y mucho dinero en cuestiones que no hacen mucha diferencia en términos de impacto.
Las personas que están creando un negocio, invierten en aprender sobre todas las áreas de su negocio. No de forma profunda, sino de forma amplia. Conocen lo necesario para poder aplicarlo en su negocio y multiplicar los resultados. Nunca dejan de profundizar en su área, pero solo cuando los desafíos lo requieren, nunca por inercia o porque todos lo hacen. Para profundizar Dejá de aprender sobre “lo tuyo”. Ensanchá tu conocimiento.


GESTIÓN: En general, las personas que venden su tiempo no tienen índices que puedan ayudarlos en la toma de decisiones. Se manejan solo intuitivamente, explicando con sucesos externos los buenos o malos resultados de su actividad.
Los que están construyendo un negocio, buscan proactivamente números que ayuden a tomar decisiones. índices que complementen su intuición. Conocer estos datos permite enfocarse solo en lo que hay que mejorar y no cambiar innecesariamente partes del negocio que funcionan bien. Para profundizar El panel de control de tu negocio. Indices claves.


PLANIFICACIÓN: Las personas que venden su tiempo, no deciden proactivamente cuales son las cosas en las que quieren enfocarse. Tampoco evalúan los cambios necesarios para mejorar sus resultados. Simplemente se limitan a esperar a que los trabajos lleguen y acomodarse en consecuencia.
La persona que está construyendo un negocio, toma decisiones proactivas sobre el futuro. Entiende los efectos del azar y los imprevistos, por eso decide enfocarse en pocas cosas con mucho foco. Sabe a que decirle que si y especialmente a que decirle que no. Para profundizar Saber en que enfocarme (y en que no).


SISTEMAS: la persona que vende su tiempo, dedica el 100% de su esfuerzo a trabajar con clientes. Complementa con algo administrativo de bajo valor.
La persona que esta construyendo un negocio, no dedica mas del 70 / 80% del tiempo de trabajo a entregar su propuesta de valor. El resto de tiempo de calidad lo dedica a crear y mejorar los sistemas.


NICHO: La persona que vende su tiempo, no sabe quien es su cliente ideal. De hecho nunca se lo preguntó. Trabaja con clientes muy diversos, con problemáticas muy diferentes. Sin la posibilidad de enfocarse y especializarse.
La persona que está construyendo un negocio, conoce el poder de enfocarse en un nicho. Aunque todavía tiene clientes diversos, ya sabe a quien quiere atraer y crea un mensaje específico para ese cliente. Además, perfecciona su propuesta para ese tipo de problemas y se está posicionando como referente del tema.

Soy papá de 3 chicos (Vinchu de 7, Simón de 4 y Jacinto de 1) y marido de Belén, una de personas que más admiro como emprendedora. Desde que la conozco (hace más de 10 años) que no para de crecer . Pero siempre en sus términos. Por ejemplo, cuando venía un año de embarazo, parto y bebé, tomaba decisiones para estabilizar su negocio. Delegaba algunas tareas, dejaba de vender activamente y mantenía los resultados estables.
En otras etapas, donde tenía más energía y el horizonte despejado, decidía invertir en marketing, ventas y prepararse en lo operativo para el aumento de movimiento. Con mayor o menor éxito, pudo intencionar sobre su negocio porque lo entendía como tal, más allá de su profesión.
Ella tiene amigas con su misma profesión (nutricionistas con excelentes capacidades académicas) que nunca pudieron sostener sus negocios en medio de las idas u vueltas de la vida. No porque sean peores profesionales, sinó porque no entendían los sistemas alrededor de su servicio.


Este es el poder de crear un negocio sólido. No se trata (solo) de ganar más plata. Se trata de poder mirarlo desde afuera y decidir en función de la vida que querés tener. De que trabaje para vos, además de trabajar para el.
No va a ser un camino perfecto. De hecho va a ser caótico por momentos. Pero a largo plazo ese caos se ve como un progreso consistente. Son el tipo de acciones que a cortísimo plazo se ven como una pérdida de tiempo, pero cuando pasan los años hacen toda la diferencia.

Si necesitás ayuda para entender como crear y mejorar los sistemas de tu negocio, completá este FORMULARIO para que pueda conocer tu caso.